top of page

Resiliencia, tradición y valores

He cruzado varias veces la Gran Sabana, una tierra remota y hermosa, de la que me fasciné de inmediato, pero siempre con poco tiempo disponible.


Algo ha estado sucediendo desde hace algún tiempo, que me complace señalar, ya que puede ser motivo de reflexión. Los habitantes de la zona, los indígenas Pemón, están poniendo en marcha una verdadera resistencia, a pesar de la profunda crisis que atraviesan, para proteger un territorio rico en historia y tradiciones.


Seguramente les resultaría más fácil ceder ante propuestas de compraventa, pero para la comunidad indígena salvar y preservar un territorio sagrado, que está en el origen de su pertenencia, vale más que cualquier bien material.

Estamos en lo profundo de las selvas tropicales entre Brasil, Venezuela y Guyana, donde misteriosos altiplanos se elevan a más de 2700 metros de altura, que vistas desde arriba parecen islas flotando en un mar de nubes. Son los tepuis, siendo el Monte Roraima el más famoso entre ellos.


Según los indígenas de la antigüedad, en lugar de lo altiplano existía una enorme llanura con grandes extensiones de agua, cubierta por un frondoso bosque, rico en flora y fauna, prácticamente un paraíso terrenal, elegido por los dioses para vivir allí. No es casualidad que tepui realmente signifique "Casa de los Dioses".


Aquí también está el Salto Ángel que con sus 979 metros es la cascada más alta del mundo, tres veces la Torre Eiffel.

En estos pueblos dentro del Parque Nacional Canaima vive la comunidad que ha optado por rechazar ofertas, incluso bastante rentables, de empresas mineras para comprar esos territorios.

De hecho, los abitantes, hoy más que nunca, están decididos a preservar sus prácticas agrícolas centenarias que les han permitido plantar cultivos en pequeñas parcelas de bosque.


Más que vender sus tierras a empresas mineras, los Pemón de Kavanayén se han dedicado al cultivo de sus conucos, pequeñas fincas dentro de las cuales cultivan la tierra con prácticas agrícolas heredadas de sus antepasados. Esta actividad también muestra una fuerte dedicación a la Madre Naturaleza y una responsabilidad ambiental que debe convertirse en un ejemplo para todos.

En uno de estos viajes conocí a un grupo de jóvenes estudiantes europeos, a quienes les pregunté por qué estaban en ese remoto lugar; entre ellos estaba una chica italiana que me dijo que quería llegar a la cima de la "montaña sagrada" porque allí encontraría la respuesta a todas sus preguntas.


Aquí, de hecho, se transmiten historias mágicas e increíbles, donde se aprende a respetar la naturaleza y aquellas tradiciones que no solo son buenas para el medio ambiente, sino que son un verdadero tesoro para las generaciones futuras. Al rechazar el capital económico, que permitiría a la comunidad dormir tranquilamente, los Pemón han demostrado la gran importancia y valor que le dan a su tierra.

Esta es la resiliencia.

No solo eso, creo que es un punto de partida en el que pensar, una vez que nos levantamos de la ola 2020.

Después de todo, el pueblo de Kavanayén y en general la Gran Sabana es uno de los lugares más espectaculares del mundo, digno de albergar una increíble biodiversidad: flora, fauna, bosques, sabanas y especies endémicas crean una variedad de paisajes fascinantes y evocadores muy precioso para todo el ecosistema.

Volveré pronto y sin apuro.

Porque a veces hay que ver en otra dirección.

11 visualizzazioni

Comments


bottom of page